Las instituciones educativas están pasando de la «transmisión de conocimientos» a la «construcción de conocimientos»; de una educación centrada en la actuación del profesor, a una información enfocada en el aprendizaje del alumno. Es un cambio en la epistemología y en lo que se considera como conocimiento y cómo este se adquiere.

Desde este enfoque se plantea que una «comunidad de aprendizaje» infunde una «cultura de aprendizaje», donde el aprendizaje y la creatividad son apoyados y estimulados a través de estrategias que ayudan a los que aprenden a establecer metas posibles y a regular el propio comportamiento para lograr esas metas. Sin embargo, construir una cultura de aprendizaje no es fácil y por esto existe un creciente movimiento para desarrollar modelos apropiados y útiles para diseñar «ambientes o escenarios de aprendizaje» adecuados para facilitar que las personas desarrollen sus peculiares estilos de aprendizaje.

A partir de este marco referencial, este texto presenta los enfoques teóricos sobre estilos de aprendizajes, en especial el planteado por Honey, Mumford y Alonso. Se propone el cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje adaptado a nuestra realidad por los autores y se explica el uso del instrumento, específicamente en un caso de estudiantes universitarios. Finalmente se señalan recomendaciones para mejorar cada uno de los estilos de aprendizaje y sugerencias de estrategias de enseñanza para los docentes según los estilos de aprendizaje.